Mitos sobre cruceros

mitos sobre viajar en cruceros

Mitos sobre viajar en crucero que son totalmente falsos

¿Te ha pasado alguna vez que, estando más animado que nunca para irte de crucero, cuando ya tienes todo pensado acerca de tu viaje soñado, llega alguien (que quizás ni siquiera haya hecho un crucero en su vida) que te habla de las “cosas que no te han dicho acerca de los cruceros”?

A mí me pasa todo el tiempo. Veamos algunos de los mitos o creencias erróneas acerca de los cruceros:

En los cruceros te encuentras sólo abuelitos

El tipo de pasajero que viaja en un barco varía según la línea de crucero y la duración de la travesía. Por ejemplo, durante la época de clases es probable que veas un mayor número de personas de la tercera edad viajando en un crucero, ya que los jubilados no tienen que planear sus vacaciones o tomarse un descanso del trabajo, mientras que en verano viajan personas más jóvenes, debido a las vacaciones escolares.

Se puede decir que existe un crucero para todos los gustos. Si estás interesado  en viajar en un barco en donde la mayoría de los pasajeros sean jóvenes navega con una línea de cruceros que atraiga a las personas jóvenes, como por ejemplo Carnival Cruises o Royal Caribbean.

Si definitivamente no quieres viajar en un crucero de jubilados evita las travesías de más de 7 días, ya que la mayoría de las personas que trabajan o van a clases, por lo general no pueden tomarse más de una semana de vacaciones.

Los barcos están siempre llenos a más no poder

En las noticias verás que hablan siempre sobre los nuevos y gigantescos barcos que llevan más de 5,000 pasajeros, eso es lo que atrae a los medios, pero la mayoría de los barcos de cruceros están en el rango de los 2.000 a 3.000 pasajeros.

De hecho, incluso los nuevos mega barcos – aquellos que son inmensos – están diseñados para que haya suficiente espacio para los pasajeros, de manera tal que ningún área  del barco esté demasiado llena en un momento dado.

Si te preocupan las multitudes puedes navegar en una época del año en la que haya menos afluencia de pasajeros. Para el Caribe, eso significa viajar en los meses de enero, mayo y septiembre, mientras que para Alaska y Europa, eso significa navegar durante los meses de abril, mayo y septiembre.

[ Lee también: ¿Cuál es la mejor época para viajar en crucero al Caribe? ]

Los cruceros son peligrosos

Por lo general escuchamos esto de personas preocupadas por una de tres cosas: mal tiempo, norovirus y caerse por la borda.

En primer lugar, afortunadamente los cruceros son lo suficientemente rápidos como para evitar las grandes tormentas, es decir, si el barco se encuentra con que hay mal tiempo en el puerto de destino, se dirigirá hacia otro puerto con mejores condiciones climáticas, por lo que esto no representa un verdadero problema.

[ Lee también: ¿Qué pasa si hay una tormenta cuando estás en un crucero? ]

En segundo lugar, hay aproximadamente 0.00001% de posibilidades de que te caigas por la borda (especialmente si no vas a ver el mar cuando te has tomado unas cuantas margaritas).

Finalmente, menos de un crucero en mil tendrá un brote de norovirus (3% del buque infectado o más) e incluso entonces, la mayoría de los pasajeros en el barco no se verán afectados.

Si eres muy temeroso probablemente no deberías subirte a tu automóvil o bañarte en tina, porque ambos son mucho más peligrosos que tomar un crucero.

Estarás atrapado con extraños durante una semana

Al igual que en cualquier otra circunstancia, el que interactúes con otras personas en el barco dependerá exclusivamente de ti. Incluso si eres muy introvertido, te recomiendo que al menos en una oportunidad converses con otros pasajeros con los que te encuentres.

Puede que te sorprendas de lo interesantes que son las personas que viajan en un crucero, y si no son el tipo de personas con las que quieres hacer amistad, simplemente mantén distancia cuando los vuelvas a ver.

Si no quieres compartir con otros pasajeros, y si lo único que deseas es tener tiempo para ti solo, puedes hacerlo tranquilamente en el barco. Tienes piscinas sólo para adultos (donde la norma es la tranquilidad y no hay niños), restaurantes de especialidades donde no van muchas personas, el spa donde puedes relajarte, la biblioteca del barco o simplemente tu cabina.  

Irónicamente, si lo que quieres es evitar socializar con otras personas, tu mejor opción es navegar en un barco más grande. La diferencia entre los cruceros pequeños y los grandes es que cuanto más grande es el barco en el que navegas, más fácil es permanecer en el anonimato. En barcos más pequeños, pasarás mucho más tiempo con las mismas personas, y por tanto tendrás más posibilidades de socializar.

[ Lee también: ¿Qué prefieres, un barco grande o uno pequeño? ]

En un crucero te marearás

Los nuevos y modernos barcos vienen con estabilizadores avanzados que harán que prácticamente se te olvide que estás en medio del mar. Incluso en barcos más viejos, pero grandes, no sentirás tanto balanceo a menos que estés navegando en aguas muy  turbulentas.

Por regla general, los barcos más grandes y modernos son menos propensos a balancearse, y siempre puedes planear tu crucero en los momentos en que es menos probable que encuentres mares agitados. Incluso si navegas en un barco más viejo durante la temporada de huracanes, hay muchas maneras de combatir el mareo.

[ Lee también: Cómo evitar el mareo en un barco ]

Un crucero pasa muy poco tiempo en el puerto

Ciertamente no vas a conocer una ciudad como Roma en un día, pero tampoco puedes recorrerla completamente en un par de días. Si quieres conocer bien un solo destino en tu viaje, entonces un crucero probablemente no sea tu mejor opción.

Pero para puertos pequeños como los del Caribe, ocho horas suelen ser más que suficientes para hacer una excursión, tumbarte en la playa y comprar uno que otro suvenir antes de regresar al barco con tiempo de sobra.

[ Lee también: Excursiones de cruceros o Cruisetours ]

Sin embargo, si estás realmente interesado en conocer un poco más los puertos de escala, ciertas líneas de cruceros han comenzado a ofrecer estadías de noche en el puerto para brindar a los pasajeros la oportunidad de experimentar la vida nocturna local. Entre las líneas que ofrecen esta alternativa está Royal Caribbean en San Petersburgo y Crystal Cruises en Hong Kong.

Los días de mar son aburridos

Si realizas un crucero de 7 días en uno de los barcos más modernos, es probable que no tengas tiempo suficiente para aprovechar todo lo que se te ofrece a bordo. Con simuladores de surf y paracaidismo, muros para escalar, spas, clases de cocina, gimnasio, casino, toboganes de agua, entre muchas otras actividades a bordo, si te aburres, no puedes culpar a más nadie sino a ti mismo.

Si piensas que te vas a aburrir a bordo puedes reservar en una línea que tenga muchas actividades y entretenimiento para mantenerte ocupado durante el día, o intenta reservar en un crucero de sólo 3 o 4 días.

En un crucero te pondrás como una vaca de tanto comer  

Entre los bufets, la pizza servida durante las 24 horas del día, el servicio a la habitación, los restaurantes de especialidades y las bebidas, hay muchas posibilidades de que te salgas de tu dieta, pero, en realidad no puedes culpar al crucero si pierdes el control.

[ Lee también: Preguntas frecuentes sobre la comida en los cruceros ]

Para tu tranquilidad, las líneas de cruceros también ofrecen opciones saludables, como las selecciones “Vitality” de Royal Caribbean en los comedores principales y los restaurantes de especialidades como el café spa en Celebrity’s Solariums.

Si no quieres perderte la deliciosa gastronomía que ofrecen en tu crucero, simplemente date un paseo por la cubierta superior o visita el gimnasio a bordo, de esta manera puedes metabolizar esa deliciosa cena sin sentirte culpable.

[ Lee también: Spa y Fitness en cruceros ]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.