¿Por qué los cruceros son tan románticos?

Razones por las que los cruceros son románticos

¿Puede haber algo más romántico que un crucero?

Soy un fanático del “Bote del Amor”, he visto las repeticiones de sus capítulos una y otra vez, esa serie fue la que me motivó a tomar mi primer crucero, y desde esa experiencia llegué a la conclusión de que un crucero es la mejor forma de disfrutar de  unas inolvidables vacaciones… y también son muy buenos para vivir el romance de tu vida! 

Seguramente tú también has visto “El bote del Amor” y quieres experimentar tu propio episodio romántico en un crucero. Pero, ¿qué pasa si tu pareja no está muy decida a disfrutar de una primera o segunda luna de miel en alta mar?

Quizás sueñas con largas caminatas por la cubierta y brindis con champaña; y a lo mejor tu pareja en lo que piensa es en el movimiento del barco de aquí para allá, se imagina con un mareo permanente, con cabinas estrechas y piscinas atestadas de gente.

Parece mentira, pero a estas alturas todavía hay gente que tiene una mala imagen de los cruceros. Estas personas no tienen idea de lo mucho que han evolucionado los cruceros con líneas como Royal Caribbean, Carnival o Disney Cruises, por poner tan sólo 3 ejemplos, las cuales ofrecen servicio cinco estrellas en barcos que son unos verdaderos palacios surcando los mares.  

Si necesitas ayuda para lograr persuadir a tu media naranja para que te acompañe en el que puede ser el mejor viaje de sus vidas, te voy a dar unas cuantas razones de por qué los cruceros son lo más romántico que puede existir y porqué es una excelente opción para unas vacaciones para dos.

Razones por las que los cruceros son tan románticos

Tienes una cita romántica todas las noches

En un crucero puedes disfrutar de una cita romántica todas las noches, donde cada detalle hace de tu velada una experiencia sin igual, y lo mejor de todo, no tienes que preparar nada, total, ¡estás en un crucero y tienes de todo a tu disposición!

Puedes empezar por reservar una mesa para dos en uno de los muchos restaurantes que tienes a bordo, y tener una romántica conversación mientras degustas diversos platos exóticos.

Una vez terminada la cena, tienes una amplia variedad de opciones a elegir: puedes ir a ver un espectáculo musical o de comedia, ir a cualquiera de los bares o discotecas, ver una película, pasear de la mano por la cubierta, o mejor aún, hacer todo lo anterior. Cuando estés listo para ponerte más romántico, no tienes que ir muy lejos, pues tu cabina está a unos cuantos pasos.

[ Lee también: Consejos para viajar en crucero por primera vez ]

Disfruta con tu pareja las más hermosas puestas de sol y los más exuberantes paisajes marinos

El mar tiene un atractivo romántico que ha atraído a las parejas desde que el mundo es mundo. En un crucero, tienes mar de sobra por todos lados, todos los días. Relájate en tu balcón privado, escuchando el sonido de las olas, mientras contemplas la puesta del sol.

Observa los delfines acompañando tu barco mientras el sol se pierde en el horizonte, quizás veas una ballena retozando con su pequeñuelo, y, ¿sabes qué es lo mejor? Podrás compartir la magia del momento con esa persona que tanto amas.

No tienes obligaciones de ningún tipo

La monótona vida diaria puede acabar con el romanticismo en la pareja. Si las disputas sobre quién saca la basura y quién prepara la cena se interponen en tu vida amorosa, es hora de tomar un crucero, olvidarse de las obligaciones y dedicarse el uno al otro y reavivar la llama del amor.

Además de lo obvio, como no tener que cocinar, limpiar o lavar la ropa, también tienes la comodidad de ser atendido a cuerpo de rey por un personal que se esmera en brindar el mejor servicio a sus invitados, para que tú y tu pareja no tengan que pensar en otra cosa que prodigarse amor mutuamente.  

Poquita ropa durante el día y elegancia por la noche

Hablemos claro, ver a tu chica en bikini o verlo a él elegantemente trajeado es muy estimulante. Eso es lo que te ofrece un crucero, pasar tus días descansando en shorts o traje de baño, y en las noches ella luciendo un sexy vestido y él de saco y corbata.

Pero si lo de ustedes es la informalidad, no te preocupes, en un crucero las opciones informales abundan y no tienes que vestirte elegantemente si no quieres.

[ Lee también: Como vestirse para un crucero ]

Crea recuerdos de por vida

Compartir con tu pareja nuevas aventuras y experiencias hace que te sientas más cerca de ese ser especial, y te da algo para recordar cuando estén juntos en casa.

En la mente de ustedes quedarán los recuerdos vividos en esa isla tropical donde el barco hizo escala, recordarán lo bien que la pasaron recorriendo las calles empedradas de ese romántico puerto, y todas las locuras que hicieron en ese viaje de segunda luna de miel.  

En un crucero vivirás con tu pareja experiencias que recordarás por siempre.

Relajación total

El trabajo, los niños, el ritmo frenético de la ciudad: todo esto agrega estrés a tu vida y sin darte cuenta te va absorbiendo de una manera que va alejándote de esa persona que tanto quieres.

En un crucero puedes pasar los días de travesía entre una actividad y otra (tienes muchísimas alternativas) o simplemente no hacer nada en lo absoluto. Es tu decisión. Lo importante es que, bien sea que practiques actividades extremas o te relajes completamente, ese es un tiempo de oro que disfrutarás con tu pareja

[ Lee también: ¿Qué hacer en un crucero? ]

Un crucero es lo último en vacaciones relajantes, donde puedes levantarte a la hora que quieras, descansar en la cama y pasar horas enteras dormitando en la piscina o en la playa. Tienes tiempo para hablar y disfrutar con tu pareja sin dejarte llevar por el ajetreado mundo de hoy.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.