¿Qué se hace en un crucero?

que se hace en un crucero

7 actividades poco convencionales que puedes hacer en un crucero

Tomar el sol y comer no son las únicas actividades que se pueden realizar en un crucero. Te nombraré algunas actividades que quizás no conocías y que puedes realizar durante tu travesía en alta mar: aprender a patinar sobre hielo, ir a una cita a ciegas, hacer paracaidismo, ir a un concierto de rock y más.

Atrás han quedado los días en que la actividad en un crucero se limitaba a descansar junto a la piscina y tener una agradable velada nocturna de lujo. Claro, todavía puedes hacer ambas cosas, pero los cruceros de hoy en día son más parecidos a mini-ciudades equipadas con todo el aparataje de un parque temático o una noche en Broadway.

¿Qué se hace en un crucero?

Aunque los viajeros sabemos que podemos esperar grandes cosas de las líneas de cruceros, nuestras expectativas son superadas cuando nos salen con sorpresas como estas:

1.) ¡Practica paracaidismo en el barco!

que se hace en un crucero

Los pasajeros que quieran inyectarle una dosis de adrenalina a sus vacaciones en alta mar lo podrán hacer en Quantum of the Seas, que se embarca en su viaje inaugural en noviembre de este año 2014. El nuevo barco de Royal Caribbean cuenta con comodidades nunca antes vistas en ninguno de los barcos de la flota – incluyendo el RipCord de iFly.

Esta cámara de vidrio de 23 pies de altura simula un descenso en paracaídas (sin paracaídas) mediante un túnel de viento que suspende a los participantes en el aire. Las corrientes creadas por cuatro potentes ventiladores proporcionan a los viajeros la sensación de caída libre sin todos los peligros asociados con el paracaidismo real. Otras características únicas del Quantum of the Seas incluyen North Star o Estrella del Norte (una cápsula cerrada que suspende a los pasajeros 300 pies en el aire en un recorrido de 360 ​​grados sobre el mar y la cubierta del barco) y el SEAPLEX, un centro de juegos con carritos chocones, patinaje y una escuela de circo con trapecio y todo.

2.) Patinaje sobre hielo

que se hace en un crucero

 Encontrarte con hielo es lo que se espera cuando viajas en un crucero a Alaska, Canadá o la Antártida, pero si estás navegando en el Caribe, lo último que esperas es poder patinar sobre hielo. Pero a bordo de varios barcos de Royal Caribbean – incluyendo el Allure of the Seas, el Freedom of the Seas y el Voyager of the Seas – te encuentras con una fabulosa pista de hielo a tu disposición. El alquiler de los patines y las lecciones son gratis para todos los pasajeros, y de igual manera puedes presenciar los espectáculos que allí se presentan y que son protagonizados por patinadores profesionales.

3.) Ten una cita a ciegas

¿Te gustaría vivir una experiencia al estilo “El Bote del Amor”?

Las damas solteras mayores de 50 años y que viajan en las líneas de cruceros orientadas a adultos como Azamara, Crystal, Oceanía y Silversea tienen  la opción de pasar una agradable velada con elegantes anfitriones. A bordo de estas cuatro líneas de cruceros, los Caballeros están siempre listos para atender a las damas que viajan solas, en una elegante velada de bebidas, cena y baile. Estos caballeros representan una agradable compañía con buena conversación a la luz de las velas o debajo de un cielo estrellado. Las damas que solicitan la presencia de estos compañeros de clase tienen garantizada una noche memorable, sin costo adicional.  

4.) Asiste a un concierto de rock en alta mar

La mayoría de las líneas de cruceros cuentan con entretenimiento nocturno, ya sean musicales estilo Broadway, comedias, obras de teatro, magia, etc. Los viajeros melómanos verán satisfechas sus expectativas en un viaje de temática musical. Las líneas de cruceros se han asociado con un buen número de músicos famosos para ofrecer un itinerario musical.

En 2014, Carnival Cruises traerá las bandas de rock Styx, Kansas, Gavin DeGraw y REO Speedwagon para  presentarse a bordo de sus barcos. Otras bandas que se presentarán en distintos cruceros en 2014 serán The Temptations, Martha Reeves & The Vandellas y Brenda Lee.

 

5.) Puedes comprar obras de arte

Cuando se trata de comprar souvenirs de tu viaje en crucero, tienes estas dos opciones: puedes comprar cuanta baratija te vendan los muchos vendedores ambulantes que te encuentras en los diferentes puertos de escala del barco, o puedes invertir tu dinero en algo más refinado, como obras de arte.

Princess Cruises es una de las tantas líneas de cruceros que ofrecen subastas de arte a bordo de sus barcos,  pero, lo que diferencia a Princess de las otras líneas que también ofrecen subastas a bordo – como Carnival, Celebrity o Disney – es que la línea cuenta con su propia división de subastas. Los miembros del equipo de subastas Princess preparan una colección específica para cada crucero. Los viajeros no necesitan registrarse para participar en las subastas a bordo, y todas las piezas son enviadas por correo al domicilio del comprador por el personal de la línea.

6.) Puedes aprender un nuevo idioma

No todos los pasajeros disfrutan estar bronceándose todo el día en la piscina – para aquellos que buscan en sus vacaciones absorber algo más que rayos solares, el Instituto de Aprendizaje Creativo de Crystal Cruises mantendrá tus neuronas activas en el mar. A través del Instituto de Aprendizaje Creativo, los pasajeros están invitados a participar en clases de ruso, portugués o francés – entre otros idiomas – dependiendo de la región que estés visitando.

Las clases son impartidas por Berlitz, una empresa que se especializa en el aprendizaje de idiomas a un ritmo acelerado, utilizando vocabulario y pronunciación para ello. Al igual que con todos sus cursos, en el Instituto de Aprendizaje Creativo de Cristal – que incluyen tai chi, historia del arte y clases de  computación – las clases de idiomas Berlitz está cubierto en la tarifa de tu crucero.

7.) Puedes conocer la cárcel del barco

elvis-presley-1957-jailhouse-rock_01

 Lo creas o no, “la cárcel del barco” realmente existe. Los cruceros, al igual que  las ciudades, cuentan con muchos sitios para divertirse y comer, pero también cuentan con normas que los pasajeros deben cumplir. Las consecuencias de romper esas reglas varían dependiendo de la gravedad: en caso de que las acciones de un pasajero representen una amenaza para los demás pasajeros, el delincuente probablemente será colocado en “la cárcel del barco”, también conocida como el calabozo – una pequeña celda con poco o nada de muebles. Según las órdenes del capitán, un viaje al calabozo puede resultar en el bloqueo por el resto del viaje, seguido de una multa o arresto al regreso; o el capitán puede decidir simplemente dejar al pasajero indisciplinado con las autoridades locales en el próximo puerto de escala. Ninguna de estas opciones suena tan divertida como patinar sobre hielo o paracaidismo, así que asegúrate que no se pase la mano con las margaritas mientras estés en alta mar. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.